viernes, 21 de diciembre de 2007

Otra vez Navidad y Año Nuevo


Pues ya tenemos aquí las fiestas de Navidad y Año Nuevo. Y Reyes, desde luego, que aquí nos gusta apuntarnos a todas las festividades que nos llegan de fuera pero sin perder las nuestras tradicionales. Sobre todo porque son fiestas y porque hay intercambio de regalitos.

Como el año pasado encontré algunas cosas curiosas sobre las plantas que adornan nuestras casas en estas fechas, he querido husmear un poco más por la red respecto al muérdago y he encontrado algunas referencias que espero os resulten interesantes.

De El rito de cortar el muérdago. donde podéis leer más datos, he entresacado el que habla del rito de cortar esta planta, ritos que tienen un dejo mágico que me encanta.

Por supuesto, esta especie se puede comprar ya cortada, en mercadillos navideños. A menudo forma parte de pequeños ramos con otras plantas verdes, y casi siempre con bayas. En la antigüedad, el rito de cortar el muérdago era respetuoso y complejo.

El más valioso, el mejor, era el que crecía en los robles. La tradición decía que había que pedir permiso a la planta antes de cortarla y que, quien no lo hiciera con la debida reverencia, sufriría todo tipo de males. Además, era obligado hacerlo cuando la luna tenía seis días, de un solo corte y evitando que cayera al suelo.

También, en Calle del Muérdago comentan las aplicaciones curativas que le daban, así como otra leyenda en torno al muérdago y la costumbre de besarse debajo de él que aún perdura.

El historiador romano Plinio explicaba el complejo ritual del que se servían para su recolección, siempre en determinadas fechas del año y prefiriendo el muérdago nacido en los troncos de los robles. Lo utilizaban para protegerse de los rayos, de la maldad, de las enfermedades, para ayudar a las mujeres a la concepción, para hacerse invisibles, para curar heridas...

Una leyenda francesa nos relata que en su origen esta planta era un árbol pero habiendo sido utilizada para construir la cruz donde Jesucristo sufrió su martirio
y muerte, Dios la condenó a no obtener jamás un lugar en la tierra y a tener que depositar sus raíces sobre otros árboles. La leyenda del beso debajo del muérdago nos llega de mano del dios de la paz, Balder. Éste fue herido y muerto por una flecha de muérdago, lo que entristeció mucho al resto de los dioses, que conmovidos por los llantos de la amada de Balder, le restituyeron la vida. Por ello, Balder ordenó que cada vez que una pareja pasase por debajo del muérdago, se besasen para perpetuar su amor.

En otra página he leído que “muérdago” es una de las palabras más hermosas de la lengua castellana y no he podido por menos de asentir con la cabeza porque estoy de acuerdo. Tiene ese “sabor” a bosques encantados y druidas y leyendas que tanto nos atraen.

Y hablando de “sabor” no está de más recordaros que el muérdago no debe ingerirse por su alta toxicidad (contiene aminas tóxicas). Antiguamente lo utilizaban para tratar enfermedades, como hemos visto antes, pero ahora se han perdido esos conocimientos (puede que quede alguien que todavía sepa cómo usarlo, pero para la mayoría es una técnica desconocida.)

Así que ya sabéis, mucho cuidado. Sobre todo con los peques, porque aunque la semilla no es llamativa, como ocurre con la del acebo que es de un color rojo intenso, con esos enanitos inquietos nunca se sabe qué se les puede pasar por la cabeza en cierto momento.

De todos modos no he querido que el acebo no estuviera presente, al menos en una imagen, ya que es muy bonito. Por ello lo he puesto como orla de esta entrada.

De propósitos para el año próximo, insistiré con los mismos del año anterior, porque aunque ya he mejorado ciertas cosas, todavía tengo que seguir trabajando otras. Hay que ser perseverante.


Y también este año voy a dejar la vela encendida, como la vez anterior, para guiaros hasta casa cuando volváis de celebraciones con amigos. Recordad: mucha prudencia, que quiero veros a todos de vuelta ¿vale?


Os deseo que estas fiestas sean entrañables, que haya regalitos y, cómo no, mucho amor. Y para 2008, que como mínimo se cumpla alguno de nuestros sueños.

Un fuerte abrazo


(Para que no se nos enfade el gordito de rojo, HO HO HOOOO)

Etiquetas:

2 Comments:

At 7/1/08 12:10, Blogger Ulin said...

Felices fiestas tardías y un feliz año aún casí nuevo.

Por cierto, yo soy de los reyes magos, así que... ¡muerte al tipo de rojo! (o de amarillo, dependiendo de a quien haga publicidad ;P)

japi niu lliar ^^

 
At 7/1/08 20:15, Blogger Mila said...

No, no, muerte no. Jajaja...

Seamos más pacíficos y diplomáticos, que nunca viene mal. Nos limitaremos a no hacerle caso y al final se aburrirá y se iré a sus frías tierras ¿no?

*japi niu lliar tullu tu* ¬¬

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home

Powered by Blogger