sábado, 8 de diciembre de 2007

Estreno de La Brújula Dorada


Ya se ha estrenado la película La Brújula Dorada y lo ha hecho rodeada de polémica porque el papel de villanos, que en la película forman parte de una institución a la que se conoce como “Magisterio”, en el libro son miembros de la iglesia de ese mundo, un mundo paralelo al nuestro con elementos que lo hacen diferente y otros que lo hacen muy semejante a éste. Lástima que se haya dado tanta importancia a una parte del argumento (que tiene tantos otros componentes interesantes, curiosos y atractivos) de la trilogía en la que está basada la película. Una historia que a mí me pareció original, muy bien escrita por Philip Pullman; es una de mis favoritas de este género.

Esa parte del argumento es la que ha originado las protestas de la Liga Católica Americana, aunque en los libros sólo se habla de “iglesia” y en ningún momento se mencionan ritos por los que se pueda identificar a alguna en particular. Este colectivo y otros semejantes abogan por el boicot a la película y exigen que se retire la trilogía de La Materia oscura de las bibliotecas. Parece que en algunos colegios y ciudades de Estados Unidos y de Canadá ya lo están consiguiendo. Por otro lado, exhortan a los padres a no llevar a sus hijos a ver la película.

Todo lo cual me ha hecho recordar las protestas que esa misma Liga llevó a cabo con el estreno de la película El Código Da Vinci, alboroto con el que contribuyó a que el largometraje tuviera un éxito de taquilla impresionante. No entiendo que con lo ocurrido entonces y los resultados que tuvo, vuelvan a lo mismo, acciones que sólo consiguen dar más auge a lo que supuestamente desean erradicar.

Pasaré al tema que nos interesa, que es la película y el primero libro de La materia oscura en el que se basa.

La Brújula Dorada (The Golden Compass) es el título con el que salió en Estados Unidos el primer libro de la trilogía, mientras que en Gran Bretaña se publicó con el de Northern Lights y que traducido al castellano como Luces del Norte es como se publicó aquí. He visto que (¡cómo no!) se ha hecho un gran lanzamiento de la trilogía al mercado, y aunque el segundo y el tercero conservan su título anterior, La daga y El catalejo lacado, en el primer libro han hecho un “apaño” que a mí al menos me da risa. El título de antes, Luces del norte, en la parte superior de la portada, en letras nada llamativas, mientras que en la parte inferior, en letras doradas y muy grandes, está la traducción del título de la película y del libro que salió en Estados Unidos. La portada de la que hablo no es ésta que he puesto, que corresponde a la edición de 1997.

Por lo que me han contado, la película está muy entretenida, tiene ritmo y los efectos especiales, como ha ocurrido con otras historias trasladadas a la gran pantalla, le ponen el toque de “fantasía hecha realidad”. Sin embargo, parece que termina sin el contenido de los dos o tres últimos capítulos del libro. Supongo que pensaron que la historia se quedaría muy “colgada” si la hubiesen llevado hasta el final de lo que se cuenta en Luces de norte (por aquello de tenga un final abierto pero que no quede "cojo" si este largometraje no funciona económicamente y no se hacen las otras dos películas correspondientes a los tomos segundo y tercero de la trilogía.) También parece ser que los términos utilizados en el guión para algunos personajes y grupos no son como en los libros. Unos ejemplos: los giptanos pasan a ser gipcios en la película; los zampones, ahora son los devoradores; y los daemonios son los dimons. Aparte de lo de Magisterio, en lugar de iglesia. No obstante, por lo visto la gente sale bastante satisfecha del cine. Imagino que si alguien espera ver reflejado de pe a pa el texto del libro, no le gustará y le encontrará miles de fallos (ya ha ocurrido con otras obras pasadas a la gran pantalla, por bien que se hayan hecho) pero esperar tal cosa es utópico, claro.

A continuación, el verso del libro II de El paraíso perdido de Milton, con el que comienza Luces del norte. Muy significativo. Los que hayáis leído la trilogía sabréis a qué me refiero.

En este espantoso abismo,
matriz de la naturaleza y tal vez tumba,
no de mar ni tierra, ni aire, ni fuego,
sino de todos juntos en sus fecundadoras causas
confusamente mezclados, y al que debe combatirse siempre,
a menos que aquel que todo lo hace y puede ordene
sus oscuras materias y cree más mundos,
en este espantoso abismo, el cauteloso demonio
se detuvo al borde del infierno y miró un momento,
considerando su viaje…

En una página dedicada a la película La Brújula Dorada, se hace mención a este verso ya que Pullman dio a la trilogía ese título, La materia oscura (His Dark Materials), por las conexiones temáticas que tiene con dicha obra de Milton. Ya que la traducción difiere (ésta es con rima) os la pongo también:

Y en este hórrido abismo,
De natura Cuna y quizá algún día tumba oscura,
Ni agua, ni fuego, ni aire, ni tierra,
Ni otra cosa criada se descubre,
Aunque el germen de todo allí se encubre,
Mientras que a Dios altísimo no place,
Ordenar tan confusos materiales,
O formar otros mundos y animales,
Esta informe extensión indefinida,
Satán pensativo registraba.

Para acabar, ya que he aprendido a colgar videos desde que en mi entrada Hora del recreo hablé del trailer que habían hecho de la película, os pongo uno que es algo distinto del de entonces por si queréis echarle un vistazo.

Espero que disfrutéis con la película y también, naturalmente, con la lectura de esta interesante trilogía.

Un saludo a todos

Etiquetas:

2 Comments:

At 9/12/07 3:06, Blogger malkieri said...

hola,

Yo por mi parte he visto este puente la película. He de decir como premisa que no he leido los libros.

Si os soy sincero, me ha parecido decepcionante. No tengo reproches para el aspecto gráfico y sonoro. Sino por la falta de ritmo en la película y lo poco creible de los actores.

Por otro lado sí que me han gustado muchas otras adaptaciones de libros a películas, pero creo que salvo que al libro le pase lo mismo, la película no ha salido como yo esperaba.

Besos

 
At 9/12/07 10:43, Blogger Mila said...

Hola, Malkieri.

Imagino que sin conocer la historia al no haber leído los libros, con la película puede pasar igual que cuando empiezas con cualquier trilogía, tetralogía o serie, ya que cada volumen, por mucho que se intente "rematar" se nota que quedan muchas cosas en el aire, prendidas con alfileres. De ahí la sensación de “esperar más” quizá. De hecho, ese primer libro es casi una introducción a ese mundo y sus habitantes y el planteamiento de la trama de la historia. Un arranque.

En cuanto al ritmo, supongo que también depende del que cada uno espera encontrar (de un adagio clásico al hard rock o al hip-hop hay un abismo pero los tres tienen su propio ritmo ¿verdad?) y de las expectativas con las que se va a ver una película. Ahora habrá que esperar también a oír la opinión de gente que sí ha leído los libros y más o menos sabe lo que puede esperar; sin olvidar en ningún momento que hay que condensar el contenido de un libro en... ¿cuántos minutos? ¿Noventa? ¿Ciento veinte? No he visto la duración.

En cualquier caso, a mí no suelen decepcionarme, salvo casos muy puntuales, los libros de fantasía llevados a la pantalla. Diría que ni siquiera me decepcionan cualesquiera que sean las obras que han trasladado al cine. Tal vez es que soy poco exigente o es que voy al cine con las mínimas expectativas, sólo a pasar un rato entretenido y ver otro enfoque (si es de libros que he leído) de una historia que me gustó cuando la leí.

O tal vez sea que sigo siendo infantil (me encantan los dibujos animados y contar cuentos a los críos) y en su momento no me marché de Fantasía cuando leí La historia interminable. Me encandilan todos esos cuentos en los que aparecen seres fabulosos como las brujas, o los malosos que se llevan niños, u osos acorazados que hablan y, sobre todo, daemonios adorables que no se separan de uno porque son parte de cada ser humano. ¿Qué mejor “media naranja” se podría tener, ya que los daemonios son del sexo opuesto al de la persona, su... otra mitad? :D

Sea como sea, lo bonito de esto es que cada cual tenga su opinión y que los que son de otra lo comprendan, aunque no la compartan ;)

Saludos

PD Por cierto, he añadido en la entrada el verso de El paraíso perdido de Milton, con el que arranca el primer libro ;)

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home

Powered by Blogger