domingo, 19 de enero de 2014

Retrospectiva de LRdT (4) – B Sanderson

Seguimos con la retrospectiva de Brandon. Esta vez la cuelgo antes porque tenía unos párrafos traducidos la semana pasada y estos días, a ratos, la he terminado. La cuarta entrada también está relacionada con La tormenta, y aquí habla de lo que aprendió en el proceso de escribirla y de lo que no hizo bien.

Ya no tendré que advertir sobre los posibles spoilers si leéis estas entregas porque, a partir de ésta, Brandon avisa que los hay sobre toda la serie. De modo que ya sabéis, será mejor que no leáis ninguno de los artículos encuadrados en el tema de la retrospectiva. Y son ocho en total. ¡Ya llegamos a la mitad!

Retrospectiva – La Rueda del Tiempo: La tormenta: ¿Qué aprendí?

17 de octubre 2013

Podéis ver una explicación de mi retrospectiva de La Rueda del Tiempo en el enlace a las entradas previas sobre este tema. Aquí tenéis la cuarta entrada. Antes de empezar, he de mencionar que en ésta hay spoilers de toda la serie, incluido el último libro. Si no lo habéis terminado, será mejor que lo acabéis antes de leer este artículo.

La tormenta: ¿Qué aprendí?

Es obvio que lo que aprendí tiene que ver con hacer malabares con tantas tramas secundarias. Sólo había hecho un intento a ese nivel de complejidad en toda mi vida con el primer borrador de El camino de los reyes. (Escrito entre 2002 y 2003, era muy diferente de la versión que publiqué en 2010, que estaba reconstruida de principio a fin y escrita por segunda vez desde la primera página.) El libro presentaba grandes problemas, y pensé por aquel entonces que se debía a la inexperiencia en hacer malabarismos con aquella multitud de puntos de vista. Desde entonces, mi consejo a los escritores noveles: es una trampa potencial añadir complejidad a causa de muchos puntos de vista cuando el libro no lo requiere. Muchas obras épicas que nos encantan de este género (La Rueda del Tiempo y Canción de Hielo y Fuego incluidas) empiezan con un pequeño grupo de personajes —muchos de la misma localidad— antes de dividirse en aventuras mucho más numerosas y con un incremento de puntos de vista.

No podía permitirme el lujo de que eso siguiera dándoseme mal. Por suerte, finalizar la trilogía de Nacidos de la bruma me había enseñado mucho respecto a hacer malabarismos con los puntos de vista de personajes. Me sentía más capaz de abordar la tarea de La Rueda del Tiempo separando puntos de vista para organizarlos en una novela y hacer que mantuvieran un ritmo narrativo entre sí a fin de que se complementaran, en lugar de distraer o confundir al lector.

El otro punto importante que creo que he conseguido trabajando en este libro es una mejor comprensión de mi método para desarrollar un guión. Como ya he dicho anteriormente en otras entradas, parece que Robert Jordan fue más un escritor del tipo «descubridor» que un autor de guión; yo soy lo contrario. Trabajar en La tormenta me obligó a tomar todos esos apuntes y fragmentos de escenas para construir una historia coherente con ellos. Funcionó sorprendentemente bien. De algún modo, mi propio método se fundió de forma perfecta con el reto de crear un libro de todas esas partes. (Lo cual no significa que el libro fuera perfecto; sólo que mi método se adaptó de un modo natural al reto de desarrollar esas novelas.)

Asimismo hay un montón de cosas pequeñas. La meticulosidad de Harriet con la edición de líneas argumentales me enseñó a ser más específico en la elección de palabras. Las contribuciones inestimables de Alan y Maria me descubrieron la importancia de tener auxiliares que ayuden en proyectos de esta envergadura, y me mostraron cómo hacer mejor uso de tal ayuda. (Eso fue algo que empecé a hacer mal; mis primeras peticiones para Alan y Maria fueron que reunieran cosas que nunca llegué a necesitar, por ejemplo.) Adquirí un nuevo y enorme respeto por el fandom de La Rueda del Tiempo, y creo que llegué a comprender a los seguidores —en especial a los muy entusiastas— un poco mejor. A cambio, esto ha conformado la interacción entre mis propios lectores y yo.

También descubrí que mi modo de crear personajes —que es la parte del proceso de escribir que practico más como un autor “descubridor”— podía traicionarme. Como se hace patente a continuación.

La tormenta: ¿Qué hice mal?

Mi modo de abordar el personaje de Mat ha sido divisivo entre los seguidores de La Rueda del Tiempo. Un gran número cree que no supe reflejarlo en La tormenta. Hay un número similar de aficionados que me han dicho que les gusta mi Mat más de lo que les gustaba en los libros anteriores. Por desgracia, que esos últimos seguidores afirmen tal cosa demuestra que los primeros tienen razón. La gente no viene a decirme: «Me gusta tu Perrin» o «No me gusta tu Perrin». Tampoco lo dicen de Rand, Egwene, o cualquiera de los otros personajes principales. Y a pesar de que sin duda habrá aficionados que piensan así sobre esos personajes, no se da una opinión consensuada al respecto entre un amplio número de seguidores, como ocurre con la de que Mat era DIFERENTE en La tormenta. A los que les gusta más, probablemente sean quienes prefieren la forma en que retrato a un personaje pícaro como opuesta a lo que Robert Jordan hacía. No significa que Mat sea mejor, sólo que lo he escrito de forma diferente, y en cuanto surge algo diferente, algunos preferirán cambiar a esa última versión. (¡Incluso hay gente que prefiere la «Nueva Coca»!)

No es mi intención menospreciar la opinión de quienes creen que Mat estaba genial en La tormenta. Me alegra que os gustara, y opino que hay algunos fragmentos excelentes en las partes escritas bajo su punto de vista. Sin embargo, creo que me equivoqué y las críticas son pertinentes. Si examinamos el Mat de Robert Jordan y lo que yo escribí, existen algunas diferencias sutiles por las que a un número considerable de lectores les pareció que Mat estaba mal escrito. (Jason Denzel, que es un buen amigo, fue el primero en indicármelo; no de mala fe, sino con franqueza. Su comentario fue algo parecido a: «Creo que tu enfoque de Mat se asemeja al Mat de los primeros libros.» Fue un modo muy educado de decirme que mi Mat carecía de la profundidad de la caracterización del personaje adquirida a lo largo de los últimos libros de la serie.)

Mi Mat no fue un intento de enmendarlo o cambiarlo; la sensación de que Mat no «suena» a Mat la cree yo confiando en mi instinto y, en este caso, me equivoqué. Veréis, como he dicho con anterioridad, yo desarollo personajes al estilo “descubridor”. Escribo un punto de vista y después juzgo si la cosa suena bien. Lo intento de nuevo, cambiando el modo en que los personajes reaccionan y piensan, hasta que llego a percibir esa sensación. Es como hacer interpretar el mismo papel a diferentes actores, y lo hago de forma deliberada; creo que existe un riesgo en perfilar tanto, como es mi caso. El riesgo es dejar a los personajes como si estuvieran envarados, como si se limitaran a representar papeles en una trama. (En mi opinión, muchas obras de suspense, que es un género basado en tramas minuciosamente argumentadas*, tienen ese problema.)

*Se trata de un método en el que cada elemento de la narración es necesario e irreemplazable; todo lo demás, se quita.

Para combatir eso, dejo que mis personajes se desarrollen de un modo más natural. Les permito saltarse la línea argumental, y luego reviso la trama para que encajen con la gente en la que se están convirtiendo. A menudo lo hacen así, pero casi siempre en pequeñas cosas; por lo general, mi método de asignación de roles encuentra la persona correcta para la trama y eso ya no necesita más revisiones importantes a medida que se desarrolla.

Sin embargo, he leído La Rueda del Tiempo una y otra vez y nunca me pareció que la imagen que tengo de Mat estuviera influenciada en gran medida por sus apariciones en los libros uno y dos. El colega granuja. A pesar de que algunas de mis partes favoritas de la serie son sus últimas apariciones, en las que gana muchísima personalidad (si bien eso empezó ya en el libro tres), le asigné un papel equivocado en estos libros, y simplemente lo escribí mal. Era una versión de Mat, y no creo que sea un desastre, pero sí que está mucho más lejos de tener su caracterización correcta de lo que lo están los otros personajes.

Lo interesante de todo esto, aunque es el mayor error que cometí al escribir La tormenta, es que también es una de las cosas que más me han enseñado. Mi profundización en el punto de vista para el siguiente libro se convirtió en una de las experiencias de aprendizaje más grandes que he tenido hasta ahora en mi carrera.

(Continuara.)

Etiquetas: , , ,

5 Comments:

At 22/1/14 13:47, Anonymous kalessin said...

Gracias por otra entrada mila!
Con respecto a lo que dice brandon,yo no noté mucho el cambio de Mat,lo achaqué más a su nueva situación de recien casado (que menudo marrón para brandon tener que lidiar con esto jejejejejejejeje)

 
At 23/1/14 11:36, Anonymous Anónimo said...

buenos días Mila. Gracias por estas entradas de Brandon. Me gustaría preguntarte si existe el blog de brandon sanderson en español, y por la página del blog en español de Robert Jordan.

Mi siguiente consulta, es sobre la historia que se incluye en Unfetered de Un recuerdo de luz, se va a traducir. Espero con impaciencia la enciclopedia para saber más cosas de este mundo de fantasía que me ha enganchado tanto como harry potter en su época. Un saludo y de nuevo gracias por estas entradas.

 
At 24/1/14 12:24, Blogger Mila said...

Hola de nuevo, Kalessin.

Bueno, los que leen la serie en nuestro idioma notan menos el cambio porque la traducción sigue saliendo de la misma mano que los anteriores ;) Quieras que no, el estilo de traducir tiene sus peculiaridades a pesar de que te atienes al guión que hay. Y yo sí noté el cambio, no sólo porque tanto las trastadas y como las genialidades del personaje se multipliquen (algo lógico si se tiene en cuenta que estábamos en el último libro dividido en tres tomos), sino por el modo en que las lleva a cabo. Yo he leído algunos comentarios (en inglés y en español) quejándose de que Mat se nos había vuelto un poco bufón, en lugar de ser el pícaro simpático de siempre.

Y sí, imagino que acometer una empresa así ha de ser un trabajo tremendo, pero, por todo lo que he leído y he traducido de lo que nos ha ido contando Brandon, se metió en ello con ganas, con ilusión y con expectativas. Cualquiera podía suponer que no iba a ser una tarea fácil, y él aceptó el reto de buen grado. Además, también le ha servido para desarrollarse como escritor y para darse a conocer a mucha más gente, ¿verdad?

Creo que cualquier escritor en sus circunstancias habría aprovechado la oportunidad que Harriet le ofreció, por arduo que fuera el trabajo que le esperaba.

Por todo ello, no creo que debamos sentir pena por Brandon, jejeje.

Es mi opinión, como siempre.

Por otro lado, como ya he dicho en otras ocasiones con anterioridad, la acción "in crecendo" y el ritmo trepidante a medida que se aproxima el desenlace también habría tenido lugar si hubiese sido Jordan quien lo hubiera escrito. (Por mí, ojalá hubiera sido así; y por Jordan más, porque eso querría decir que seguía vivo.) Insisto en que hablamos del último libro que él dijo que iba a escribir para acabar la serie "aunque tuviera dos mil páginas".

Por supuesto no habría aparecido Androl, pero seguramente muchas de las cosas que ha hecho ese personaje nuevo las habría llevado a cabo Logain, que para eso era el hombre al que Rand había entregado la dirección de la Torre Negra. A mí una de las cosas que me ha dejado "chof" ha sido no ver a Logain convertido en el gran encauzador y dirigente de tropas que seguramente tendría que haber sido.

Un saludo

 
At 24/1/14 13:01, Blogger Mila said...

Hola, anónimo. No hay de qué darlas. Seguiré con ello mientras tenga tiempo, cosa que no ha ocurrido esta semana, que ha sido tela para mí.

Veamos, en español, que yo sepa, no hay un blog de Brandon. El blog en español que hay de Jordan existe porque la gente de la página Los Espejos de la Rueda se dedicó a traducir todo lo que él escribía en inglés en el blog ubicado en Dragonmount. Él nunca abrió una página propia ni un blog.

Esa misma página de Los Espejos, aunque últimamente ha estado casi parada, tiene muchísima información no sólo de La Rueda, sino de otras series y otros libros. Si entras ahí y miras todo lo que hay tanto en la pantalla de entrada, a la izquierda, como si entras a los foros, verás que hay muchas cosas traducidas y también muchas noticias.

Otra que empezó -hace relativamente poco tiempo- dedicada a La Rueda y que todavía no está acabada, es Las Tierras Húmedas. El enlace a ambas páginas lo tienes a la derecha de cuerpo principal de mi blog, en el apartado "Mundos de fantasía".

No sé si habrá algo más en español sobre Jordan o sobre Brandon. Salvo este modesto Flandes desde el que estamos "hablando" ahora. :)

Respecto a River of Souls, el relato corto basado en La Rueda que aparece en Unfettered, no tengo ni idea de si se traducirá, porque si lo hacen será junto con todos los otros relatos cortos que componen el libro; en total son veintitrés. Y si ocurre como ha ocurrido otras veces con estas cosas de mezclar autores, sobre todo si son relatos pertenecientes a series, los términos utilizados en La Rueda quizá sean diferentes. Las editoriales que compran los derechos suelen contratar a los traductores que colaboran con ellos de forma habitual, no se dedican a buscar quién ha traducido cada serie.

Para que te hagas una idea, cuando yo empecé en La Rueda (mi primer libro fue el cuarto en inglés) al reanudarse su publicación en español, me tiré un mes y pico (muchas horas diarias y con ayuda de la familia y amigos) tomando nota de la traducción que se había dado a nombres, apodos, sitios, libros, etc. y de todo el vocabulario que se utiliza para el manejo de la energía, de las frase que se repetían, de las profecías, etc., etc., etc.

Y aún así, a medida que traducía tuve que ir revisando de nuevo los libros e ir añadiendo más cosas que encontraba, tanto de los tres primeros libros como de cada uno de los que iban saliendo. Como dato curioso, os diré que ese archivo Word ha terminado con 189 páginas, y 440 Kb ("peso" que hoy día parece ridículo, pero hay que llenar esas 189 páginas, en Times New Roman 11, de 37 líneas con dos columnas, en inglés y en español (esta última con un pequeño resumen de quién es el personaje), y otras cosas con explicaciones de cuándo o por qué.

Ahora imagina a lo que me enfrenté yo hace años cuando acepté (con todo gusto y encantada) continuar La Rueda y multiplica ese trabajo y esos datos por cuatro o...

Para acabar, yo también estoy deseando ver la nueva enciclopedia, aunque miedo me da si la traduzco yo, porque la anterior, mucho más reducida, fue un trabajo difícil, latoso y complejo. Es un tipo de libro en el que se pierde mucho tiempo.

Un saludo

 
At 24/1/14 16:41, Anonymous kalessin said...

Nada,tendré que releerme la saga de nuevo (será la 5ª o 6ª vez)para tratar de notar el cambio xDDD

En cuanto a lo del "marrón" de brandon me refería a que creo recordar que la "boda" de mat sucede justo antes de La tormenta,con lo que brandon tiene que lidiar con que el que parecía el eterno solterillo de la saga se encuentre de repente casado y convertido en principe,con lo cual yo vi bastante normal que hubiera un cambio en su personalidad y se volviera más bufón para compensar el ser noble jajajajaja

Y para mi brandon se ha convertido en uno de mis escritores preferidos,y por supuesto lo descubrí gracias a La rueda,una pena que habiendo escritores así las editoriales solo se fijen en los que escriben otra novela de dragonlance :(

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home

Powered by Blogger