martes, 19 de febrero de 2008

La campaña afgana en Babelia

El sábado, 16 de febrero, me llevé una agradable sorpresa al encontrar en el suplemento Babelia, de El País, en la sección “En portada”, una referencia a este libro entre los distintos artículos, reportajes y entrevistas que venían sobre la figura de Alejandro Magno en los que se habla del interés que vuelve a despertar este personaje histórico, interés que se ha visto reflejado en los numerosos libros que se están publicando (aparte de las películas que se han hecho sobre esta época.)

La referencia a La campaña afgana aparece, como ya he dicho, en el suplemento de Babelia, en la sección “En portada”. El reportaje es de Guillermo Altares y lleva el título “Más allá del Hindu Kush”
. A continuación copio los párrafos referidos a este libro, aunque en realidad todo lo que se comenta en entrevistas, artículos, etc. es muy interesante:

---

En La campaña afgana, que acaba de editar Militaria, Steven Pressfield novela aquella guerra brutal, durante la que se degollaron pueblos enteros, en un relato lleno de detalles sobre el funcionamiento de aquella fabulosa y despiadada máquina militar que alcanzó los confines del mundo. Uno de los momentos más emotivos del libro no es militar, sino cuando Pressfield describe la edificación de una de las muchas Alejandrías o Iskandariyas que el conquistador dejó esparcidas a lo largo de su gigantesco imperio.

"Alejandro hace pública la llamada y no sólo para albañiles, carpinteros y carreteros, a quienes prometió trabajo por un salario insólito en estos reinos, sino también para colonos y pioneros. A estos últimos les prometió tierras y pastos, derechos de paso, garantías de exclusividad para comercio e intercambio.

En cuestión de días, el sitio de la construcción queda desbordado por todos los hombres sanos de las tribus de la región y la mitad de las mujeres respetables, que sirven como cocineras, alfayates, lavanderas, enfermeras, buhoneras, costureras.

El plan de nuestro rey funciona. Lo que hace unos días fuera el lugar de la espantosa masacre del valle se ha convertido en una floreciente ciudad en crecimiento", relata Pressfield, guionista de Hollywood, reconvertido en autor de novelas históricas, entre ellas una celebrada reconstrucción de la batalla de las Termópilas.

---


Bien, pues sólo decir que, a pesar de que los invisibles seguimos siéndolo, me gustó mucho ver en el periódico una referencia a “mi” libro. Entrecomillo ese posesivo porque, aunque lo que tiene mío realmente es la traducción, no puedo evitar pensar en él como algo muy, pero que muy mío. Será por los sudores que se pasan hasta que se "pare" un hijo tan rebelde. Jejeje...

Y que, para mí, en este libro hay momentos mucho más emotivos o impactantes que ese inicio de la fundación de otra de las muchas Alejandrías.

Un saludo

Etiquetas: ,

5 Comments:

At 22/2/08 0:00, Anonymous Lan said...

Salve, oh señora del puente entre Shakespeare y Cervantes:

Me alegro de que hayas escrito esta entrada, porque hace ya unos días que me terminé La campaña afgana y tenía pendiente escribir algunas de mis impresiones.

En realidad lo único que diré es que nadie se espere una novela histórica de las más clásicas, al modo de Mika Waltari, porque esta obra es completamente distinta.. Al contrario que en otras novelas históricas no se nos acerca a los grandes personajes de la época directamente o a través un personaje cercano a éstos, sino que el protagonista es un solado raso, no más que una mera comparsa de los grandes acontecimientos históricos, pero es precisamente eso lo que hace este libro tan especial, al menos para mí.

No narra las grandes hazañas del casi divino Alejandro, sino que se centra en la realidad de la guerra, en su sucia crueldad de forma gráfica y muy directa. Quizás en lo que más se perciba esto es en su estilo. A lo largo de todo el libro se usan frases cortas, muy cortas, con apenas subordinas. Da una impresión de premura, de que todo sucede a vertiginosa velocidad que casi parecen flash fotográficos o, mejor aún, ráfagas de disparos. Y eso le da una cercanía inmediata. Creo que fue la propia Mila la que lo comparó con una crónica periodística de una guerra de las desgraciadamente abundantes hoy en día.

Personalmente me ha gustado bastante el libro, su carácter novedoso en cuanto al estilo me ha atraído desde la primera página, y si ya me atrapó el autor en Las Puertas de Fuego, aquí ya me ha ganado totalmente. Y me quito el sombrero ante el trabajo de Mila que he podido comprobar que ha tenido que ser arduo debido a los diferentes registros y al vocabulario específico y coloquial que abunda. Un curro denso, seguro.

No me extiendo demasiado, pero termino recomendando el libro, por ameno y, por otra parte, dotado de bastante corrección histórica, lo cual es un factor determinante para mí. Aunque que conste que le he pillado algún fallito sin demasiado importancia (damas y caballeros, no confundid los asirios con los neobabilonios, bitte!). En resumen, una muy grata lectura, cosa que es de agradecer en los tiempos que corren. Muy buen trabajo, Mila. ¡Enhorabuena!

Ave et Vale.

Atentamente,

Lan.

 
At 22/2/08 9:37, Blogger Mila said...

Bien hallado, Sire :)

Agradezco tu comentario y me alegra que el libro te haya gustado.

No sé dónde estará ese fallito al que haces referencia, aunque no recuerdo haber visto nada en inglés que se pareciera a "neobabilonio". Lo digo porque no creo que haya sido un desliz mío. Son tan distintos los términos en inglés como en castellano y parece difícil confundirlos, pero... Nunca se sabe -en medio de esa vorágine de jergas, guerras y masacres- la jugarreta que puede gastarle la mente a una pobre "puentera" cuando está saturada ;)

Por lo demás, es un gustazo que alguien comente el libro en mi blog. Y un lujazo que sea una persona que sabe del tema.

Un abrazo

 
At 22/2/08 17:45, Anonymous Lan said...

Mademosille Mila,

Me consta que ese fallito no es achacable a ti, sino al mismo autor. No recuerdo exactamente dónde, pero en algún momento habla de las deportaciones de los hebreros por parte de los asirios y su rey Nabucodonosor. Ese rey en verdad era rey de los Babilonios (del periodo neobabilónico) y se refiere al episodio bíblico del cautiverio en Babilonia del pueblo de Israel.

Los babilonios son los antiguos habitantes del sur de Irak, mientras que los asirios (sobre los que hago mi tesis) lo eran del norte, y eran enconados rivales que luchaban y se conquistaban continuamente. Como ves, es uno de esos fallitos sin importancia realmente, cosas que se le han debido colar al autor.

Disculpa el rollo, no era mi intención dar una disertación sobre el tema, sólo apostillar una nimiedad. ;)

Avet atque vale.

Atentamente,

Lan

 
At 22/2/08 18:34, Blogger Mila said...

Está en el capítulo 13, en el primer tercio de la página 102:

"...que los afganos son descendientes de Afghan, hijo de Saúl, hijo de Jeremías, que fue comandante de Salomón de Israel y que cons-truyó el templo de Jerusalén. Nabucodonosor se llevó cautivos a Babilonia a muchos de ellos, donde florecieron y se casaron con sus amos asirios y más adelante con persas y medos."

Así pues, si no he entendido mal, donde dice "sus amos asirios" tendría que decir "sus amos babilonios" ¿no?

De todos modos, recuerdo que Pressfield, en un par de ocasiones al menos, hace mención a esa rivalidad entre las tribus del norte y las del sur.

Precisamente en la construcción de la Alejandría a la que Guillermo Altares hacía referencia en el fragmento que transcribió en su reportaje, se cuenta que Alejandro manda llamar a los artesanos de las tribus del sur (o del norte) para que ayuden a la construcción de la ciudad, porque sabe que con tal de dar en las narices a las tribus del norte (o del sur) son capaces de todo, incluso de colaborar con el invasor.

En fin, son cosas curiosas e interesantes, así que no tienes que disculparte por puntualizar y aclarar esos detalles.

Un abrazo

 
At 22/2/08 21:18, Anonymous Lan said...

Efectivamente, a eso me refería. ;)

Sobre lo que comentas de la rivalidad entre tribus del norte y del sur que cita Pressfield, se refiere a los afganos. Los asirios y babilonios son naturales de Irak y más que tribus fueron los primeros grandes imperios multinacionales de la Historia ;)

Mejor lo dejo que me apasiono con el tema. Y repito mi enhorabuena por el curro.

¡Un saludo!

 

Publicar un comentario

<< Home

Powered by Blogger